martes, 12 de agosto de 2014

La Sefer Torah de Rodas

Corría el año 1944 cuando los nazis tomaron el control de la isla de Rodas, en manos italianas desde la Primera Guerra Mundial. Malos tiempos para los judíos, sefardíes en su práctica totalidad, que llevaban viviendo allí desde la expulsión de España en 1492. 

Entorno a 1.700 personas son deportadas al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, en el que perece la inmensa mayoría, retornando del horror sólo unos pocos supervivientes. 

Pero justo antes de la catástrofe que se avecinaba, la comunidad judía decide entregar al muftí jefe de la mezquita de la ciudad de Rodas (sí, un musulmán) un tesoro para su custodia. Se trata de un rollo de la Sefer Torah , una copia manuscrita de los primeros cinco libros de la Biblia, los atribuidos a Moisés, utilizado en los servicios religiosos, y que había llegado hasta la isla con los expulsados de Sefarad. El muftí esconde el libro bajo el púlpito, donde a punto está de caer en manos de los nazis durante un registro. Al final de la contienda, el rollo es devuelto a la exigua comunidad judía superviviente del exterminio.

Sometido el rollo a estudio a finales del s. XX, salta la sorpresa, pues se estima su antigüedad mediante la prueba del Carbono 14 en 800 años. También un detallado análisis de las características de la escritura corroboran este hecho.

Se trata, por tanto, de una Torah completa y contemporánea del gran sabio judío andalusí Maimónides, que se conserva en un relativo buen estado, a salvo tras persecuciones y exilios y que ha sido utilizada en el culto judaico de manera ininterrumpida durante ocho siglos. 

La Sefer Torah de Rodas es sin duda una de las Torah más antiguas que se conservan en el mundo. Actualmente se encuentra depositada en el Centro Comunitario Chalom de Buenos Aires, ciudad en la que fueron a instalarse la mayoría parte de los supervivientes de la masacre de Rodas, y desde donde ha salido cedido en contadas ocasiones para ser expuesto.

La historia de este rollo, recuerda en lo fundamental a la de la Haggadah de Sarajevo, sólo que se trata en este caso de un libro litúrgico y de mayor antigüedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada