sábado, 16 de agosto de 2014

Ilustres Conversos (V): Abu al-Fadí Hasdai

Al igual que ocurría con nuestro anterior ilustre, Moshé Sefardí, aquí tenemos un caso especial de judío converso por propia voluntad, pero no al cristianismo en este caso, sino al islam.

Abu al-Fadí Hasdai ibn Yusuf ibn Hasdai, nació en Zaragoza entorno a 1050 y murió en El Cairo pasado 1093. Era nieto de Hasdai ibn Saprut, el poderoso visir de Abderramán III y fue a su vez visir del reino taifa hudí de Zaragoza. 

Recibió una esmerada educación, como correspondía a un hombre de su linaje, en todas las disciplinas consideradas importantes: Medicina, Filosofía, Astronomía, Geometría, Política... Es contemporáneo de Ibn Paquda y Avempace, a los que les une una gran amistad y a los que protege cuando alcanza el poder.

Aljaferia 24
Palacio de La Aljafería
Recibió el encargo de dirigir la educación del hijo del emir Al-Muqtadir, el poderoso monarca, célebre entre otras razones por ser quien mandó construir el Palacio de La Aljafería de Zaragoza, y acabó obteniendo el cargo del visir, que ejerció durante el reinado del hijo y el nieto del emir. Desde su posición, protegió e impulsó el poderío económico y cultural de la comunidad judía de Zaragoza.

Gobernó de facto en una época muy difícil, la de los primeros reinos de taifa, en permanente tensión con los reinos vecinos tanto cristianos como musulmanes. 

Al-Fahdí se convirtió al islam, según unas fuentes por ambición política, y según otras por amor, pues acabó casándose con una hermana de Al-Mustain II, nieto de su mentor y emir gobernante. A consecuencia de ello, los judíos de Zaragoza lo repudian, y sus enemigos políticos lo acusan de arribismo, por lo que ambas facciones se alían y consiguen derrocarlo en 1093. Como salida airosa a su situación y a la de su hermana, su cuñado lo envía de embajador a El Cairo, y es a partir de esta fecha en la que se pierde su rastro en la historia, ya que en 1118, la taifa de Zaragoza cae en manos del rey cristiano Alfonso I el Batallador, aunque es un hecho constatado que siguió manteniendo correspondencia con Avempace. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada