domingo, 11 de mayo de 2014

La Estrella de David

La Estrella de David (Maguén David, o también Sello de Salomón) es el símbolo más universal asociado al judaísmo, aunque en realidad no siempre fue así. 

Kafarnaum BW 15
Relieve en Sinagoga de Cafarnaúm s.III-IV
Aparece en el Talmud, y en representaciones asociadas a la cultura judía (libros, templos, tumbas), pero no de forma especialmente relevante hasta que a partir del siglo XIV, los judíos askenazíes de Praga comienzan a utilizarla más profusamente como seña de identidad por contraposición a la cruz cristiana. En el siglo XVI, Isaac Luria, preeminente rabino cabalista israelita de orígenes sefardíes y askenazíes, le otorga una gran relevancia simbólica. A finales del s. XIX, el movimiento Sionista lo adopta como emblema.

Tristemente, en los años del nazismo, se consagra como símbolo del judaísmo al verse obligada la población judía a llevar cosida una estrella de David amarilla en la manga, como distintivo infamante y acusador.

Rosetón de la Catedral de Burgos
Geométricamente, está constituido por dos triángulos equiláteros invertidos y sobrepuestos o entrelazados, resultando en su interior un hexágono perfecto, que forma a su vez la base de seis triángulos equiláteros menores cuyos vértices opuestos apuntan hacia el exterior.

Pero el origen de este símbolo es mucho más remoto. Aparece en distintas religiones y culturas, en India, China, Japón, Egipto y Perú, con un valor mágico y protector. Y también se puede encontrar en templos cristianos y en el contexto del islam, en el que recibe el nombre de Khatam Suleimán (sello de Salomón), como amuleto para alejar los malos espíritus. En la Alquimia se le consideraba un protector del agua y el fuego.

Call de Girona

En el Hinduismo, el triángulo que apunta hacia arriba representa al dios Shiva, lo masculino, y el que apunta hacia abajo, a Shakti, lo femenino y esta misma interpretación es compartida por otras culturas ancestrales, representando el conjunto el equilibrio de lo masculino y lo femenino, algo así como el yin y el yang del Taoísmo

En el contexto cabalístico, se interpreta como un símbolo de la unión de la materia con el espíritu, del cielo con la tierra. Así, un triángulo apunta hacia arriba, hacia lo elevado, mientras que el otro, lo hace hacia abajo, hacia las cuestiones mundanas, en una clara representación de "la unión de los opuestos". La masonería ha hecho también uso de este símbolo en sus logias.

Actualmente, la estrella de David es el símbolo universalmente asociado al pueblo judío, apareciendo profusamente en sinagogas, cementerios, publicaciones, objetos litúrgicos... y es la imagen central en la bandera del estado de Israel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada