jueves, 20 de marzo de 2014

El origen de la Fuente de los Leones

Una de las estampas más fotografiadas por los turistas en Granada es sin duda la de la Fuente de los Leones de la Alhambra. Según la tradición, la fuente sería anterior a los palacios nazaríes y procedería en realidad de la residencia que el poderosísimo visir judío Ibn Nagrella poseía en la Sabika por encima del Mauror, la ciudad judía, allá por el siglo XI.

Granada Alhambra Fuente de los leones
Fuente de los Leones - La Alhambra

Más allá de la tradición, se indican varios argumentos a favor de esta teoría, como que los doce leones harían la función de un gran reloj de sol señalando las doce horas del calendario sagrado, al estilo del bíblico Mar de bronce sostenido por doce toros que mandó construir el rey Salomón en el Templo de Jerusalem, pero el más llamativo es sin duda el siguiente poema de Ibn Gabirol que describe la fuente de Ibn Nagrella:

Hay un copioso estanque que semeja
al mar de Salomón,
pero que no descansa sobre toros;
tal es el ademán de los leones,
que están sobre el brocal, cual si estuvieran
rugiendo los cachorros por la presa;
y como manantiales derraman sus entrañas
vertiendo por sus bocas caudales como ríos.
Y junto a los canales, hincados, corzas huecas
para que el agua sea trasvasada
y rociar con ella en los parterres
las plantas y asperjar los juncos de aguas puras
y el huerto de los mirtos con ellas abrevarlo;
y siendo como nubes, salpican un ramaje
fragante, con aromas de esencias, cual si fuera
de mirras incensado.

Asombrosa coincidencia ¿no?

Debido a que recientemente se ha procedido a la restauración de la célebre fuente, los expertos involucrados la han datado en el siglo XIV, en la misma época de las primeras construcciones nazaríes, ya que la taza, que tiene una inscripción de Ibn Zamrak en honor al rey nazarí Muhamed V, está hecha del mismo mármol de Macael que los leones:
Bendito sea aquel que otorgó al imán Muhammad bellas ideas para engalanar sus mansiones
En cualquier caso, la opinión sigue sin ser unánime. Hay quien sostiene que la inscripción pudo ser posterior a la creación de la fuente, manteniéndose incluso en la información suministrada por Patronato de la Alhambra  en la web diferentes posibilidades.

En el artículo dedicado en este blog a la Granada de los judíos, Garnata al Yahud, se ponía de relieve la escasez de restos de la cultura judía, pero ¿y si uno de los símbolos más conocidos de la ciudad  fuera judío?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada