martes, 10 de diciembre de 2013

Ilustres Conversos (II): Luis Vives

Juan Luis Vives
Juan Luis Vives March, humanista y profesor, nace en Valencia, en el seno de una familia conversa acomodada en 1492, el mismo año en que se decretó la expulsión de los judíos por parte de los Reyes Católicos.

Estudió en la universidad de Valencia y en la Sorbona de París, adonde lo mandó su padre tras verse la familia envuelta en un proceso inquisitorial acusados de criptojudaísmo. En 1512 se estableció en Flandes, donde ejerce como  profesor de la Universidad de Lovaina y coincide con Erasmo de Rotterdam, al que le une una estrecha amistad.

Posteriormente, se traslada a la universidad de Oxford en Inglaterra. Allí recibe la terrible noticia de la muerte de su padre, condenado a la hoguera por la Inquisición, y de que su madre, ya fallecida, había sido desenterrada y quemado su cadáver. Muy afectado anímicamente, nunca más volvió a España, por temor al Santo Oficio.

En Inglaterra, lo mismo que su amigo Tomás Moro, se alinea a favor de la reina Catalina de Aragón y en contra del divorcio del rey Enrique VIII, lo que le llevó a tener que huir de Inglaterra y regresar a Flandes en 1528.

En cuanto a su pensamiento, éste se basa en la ética platónica y estoica. Destacan en su obra, sobre todo, una visión universalista en filosofía y teología, su labor renovadora en materia pedagógica y un marcado pacifismo europeísta en materia política.

Tuvo una enorme influencia sobre la Europa del Renacimiento, pues se encargó en Flandes de la educación de la élite nobiliaria llamada a ocupar puestos de responsabilidad en el reinado de Carlos V. También inspiró diferentes aspectos tanto del movimiento de la Reforma protestante como del de la Contrareforma católica. 

Entre sus abundantes obras cabe destacar los tratados Del socorro de los pobres, Sobre el alma y la vida  y Sobre la verdadera fe cristiana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada